Motos diesel ¿Porque casi no hay en el mercado?

Motos diesel

A la hora de comprar un coche, una de las principales dudas que nos surgen es si optar por un coche con motor diesel o gasolina. Una duda que no aparece al ir a comprar una moto, ya que lo cierto es que las motos diesel que existen en el mercado las podemos contar con los dedos de las manos. Pero, ¿por qué?

Son muchas las personas que se preguntan por qué las motos con motor diesel apenas existen, ya que apenas existe información al respecto, tratándose de un tema desconocido para la gran mayoría del público.

Conscientes de ello y como especialistas en seguros de moto, hemos creído interesante hacer un post en el que vamos a contar todo lo que debes saber en relación a las motos a diesel, con el objetivo de que puedas conocer un poco más las razones por las que apenas existen, y también para tratar de solucionar cualquier tipo de duda que puedas tener. Presta atención y toma nota.

¿Por qué no hay motos diesel?

Por qué no hay motos diesel

 

Seguro que en más de una ocasión te habrás preguntado por qué apenas hay motos diesel en el mercado. Si esta duda te la has planteado en más de una ocasión, toma nota porque a continuación vamos a tratar de solucionártela.

Tal es su poca presencia en el mercado, que mucha gente cree directamente que las motos a diesel no existen, pero lo cierto es que sí se han fabricado motocicletas diesel a lo largo del tiempo, aunque la realidad han sido más experimentos o pruebas que han quedado más en meras anécdotas, que en productos reales del mercado.

Te interesa: ¿Qué motos puedo conducir con el carnet B?

Para explicar el por qué no hay casi motos diesel hay que analizar diferentes factores, aunque podríamos resumirlo en las que motos con motores diesel ofrecen un bajo rendimiento, un peso superior y un mayor consumo. Sin duda, si fueran rentables ya habrían entrado en el mercado.

Peso – Potencia

Uno de los elementos más importantes en una moto es mantener una buena relación peso – potencia que le ofrezca el máximo rendimiento y la mejor experiencia de conducción al motorista. Si esa relación no es la adecuada, los caballos no podrían empujar la motocicleta con la soltura necesaria, ya que la pesada estructura mecánica estaría suponiendo un auténtico lastre para la conducción.

Asimismo, tampoco es conveniente que la potencia sea muy superior al peso de la moto, a no ser que seas un piloto profesional y estés buscando la mayor ligereza y velocidad posible que te permita ganar carreras y subir al podio.

Dicho esto, una moto diesel contaría con un motor mucho más pesado que una moto de gasolina, y aunque podrías pensar en la posibilidad de instalarle un tubo que le permitiese aumentar la potencia y equilibrar el rendimiento, la realidad es que lo único que estarías haciendo es añadir aun más kilos a la moto, aumentando su peso y también sus complicaciones mecánicas.

Por ello, a no ser que gracias a los avances de la tecnología alguien consiguiese crear un método que permitiese reducir el peso de los motores diesel, la realidad es que las motos diesel no son una opción ni demasiado inteligente, ni demasiado viable.

A esto hay que sumarle que el gasoil tiene una mayor dificultad para subir de vueltas, lo que resulta un gran impedimento para una moto, ya que al subir menos de vueltas perderá agilidad y potencia.

Además, el ruido de las motocicletas diesel sería muy superior al de una moto de gasolina convencional, y lo mismo ocurre con el nivel de vibraciones, que afectarían directamente a la espalda del piloto, provocando una conducción mucho más inestable y la aparición de dolores con el paso del tiempo.

Consumo de las motos diesel

A mucha gente le gustaría tener la posibilidad de poder acceder a motos con motor diesel con el objetivo de disfrutar de un menor consumo y un mayor ahorro económico. Pero lo cierto es que esto tampoco sería una realidad, ya que aunque es verdad que los coches diesel consumen menos combustible, también hay que tener en cuenta que tienen un precio más elevado, y que únicamente son rentables si se realizan más de 20.000 kilómetros al año.

Si nos trasladamos al mundo de las dos ruedas, ¿qué personas recorren más de 20.000 kilómetros al año en moto? Muy pocas, por no decir prácticamente ninguna, a no ser que se trate de personas que acostumbren a viajar en moto constantemente. Aun así, sería complicado recorrer esa cantidad de kilómetros.

Además, en el remoto caso de que sí recorrieses 20.000 kilómetros con tu moto a diesel, el ahorro sería prácticamente insignificante. Obviamente, si el ahorro fuera considerable, no hay dudas de que se habrían aunado los esfuerzos para acercar los motores diesel al mundo de las dos ruedas.

Por todo ello, el pequeño ahorro que obtendrías al pagar menos combustible, no sería rentable ante los diferentes aspectos negativos que conllevaría una motocicleta diesel.

Motos diesel y sus inconvenientes

Mucha gente cree que lo más importante para una moto es la potencia, pero lo cierto es que están equivocados, ya que lo más importante para una moto es que tenga una buena relación peso – potencia. De nada servirá tener una moto con 300 CV de potencia, si el peso total de la moto es de 300 kilos, y tal y como hemos comentado anteriormente, algo similar es lo que ocurriría con las motos con motor diesel.

Precio más elevado

Además, no hay que olvidarse de que el precio de construir un motor diesel es muy superior al de fabricar un motor gasolina, y si tenemos en cuenta que muchos moteros acuden al mercado con el objetivo de acceder a un vehículo más económico que un coche, el precio de las motos diesel sería prohibitivo.

Se han hecho diferentes estudios que han demostrado que las ventas de este tipo de motos a gasoil sería un auténtico fracaso.

Comportamiento menos eficiente

También hay que decir que las motos con motor diesel serían mucho menos ágiles y elásticas que las de gasolina, lo que haría que con el paso de los kilómetros afectase directamente y de manera negativa al confort del conductor.

Calentamiento

Los motores diesel tardan mucho más en arrancar, mientras que su encendido resulta bastante más laborioso que los de gasolina. Además, también tardan más en alcanzar la temperatura de funcionamiento adecuada, y frente a temperaturas bajas sufren mucho más.

Mantenimiento y revisiones

Una de las principales ventajas que ofrece una moto respecto a un coche es su sencillo y económico mantenimiento, pero con un motor diesel todas estas ventajas se acabarían. No hay que olvidar que este tipo de motores tienen una mecánica más delicada, especialmente si se arranca en frio, se realizan grandes aceleraciones y paradas muy repetidas.

Precio del combustible

Aunque es cierto que el gasoil tiene un precio inferior al de la gasolina, también es cierto que en los últimos años se han equiparado mucho, lo que hace que la diferencia ya no sea tan abismal. Esto significa que cada vez los motores diesel compensan menos, teniendo que recorrer una enorme cantidad de kilómetros para sacarle rentabilidad.

En Japón no triunfan los motores diesel

Otro de los principales inconvenientes por el que los motores diesel no han llegado a triunfar en el mundo del motociclismo, es que en Japón, que es el país que más motores y motos fabrica de todo el mundo y también el que más innova e investiga, este tipo de motores nunca han tenido éxito. Hasta el punto de que a día de hoy la cuota de diesel en el mercado japonés se encuentra en el 1%.

Las pocas motos diesel que llegaron al mercado

Aunque está comprobado que el motor diesel no es una buena opción para el mundo de las dos ruedas, son varias las firmas como Yamaha, Honda o Royal Enfield entre otras que han probado suerte, lanzando una serie de prototipos diesel para probar suerte, sin ningún éxito.

Parece que las motocicletas diesel únicamente pueden resultar útiles para ciertos ejércitos, como el de los Estados Unidos, que no duda en utilizar motos a diesel cuando tienen que recorrer grandes distancias sobre dos ruedas.

La razón no es otra que por una cuestión de logística, ya que si era necesario movilizar a todas las tropas, incluidos los vehículos, lo más cómodo era tener que transportar un único tipo de combustible. Y como los coches y camiones funcionan con gasoil, buscaron motocicletas que también funcionasen con este tipo de combustible.

En cualquier caso, el uso que le da un ejército a una motocicleta de este tipo es muy diferente al que le daría un usuario convencional.

Aun así, hemos querido hacer un repaso a algunas de las motos diesel que, aunque han sido pocas, han llegado al mercado, aunque con muy poca variedad.

Track T-800 CDI

Una de las pocas motos con motor diesel que llegó al mercado (sin éxito) fue la Track T-800 CDI, que se lanzó a principios de la década, con un prohibitivo precio de más de 15.000 euros. Fabricada por la empresa holandesa Evaproducts, era una maxitrail con motor Smart de 800CC, conectado a un variador CVT en lugar de a un cambio de velocidades.

La Track T-800 CDI se construyó partiendo de un bastidor multitubular, con basculante monobrazo y cardan.

En sintonía con los inconvenientes que hemos ido comentando a lo largo del post, la Track T-800 CDI tenía un peso de 220 kilos y una potencia de 45 caballos, permitiendo una velocidad máxima de 160 km/h.

Te interesa: Echar gasolina a un diesel ¿qué ocurre?

Sommer Diesel

Motos diesel

Por otro lado estuvo la Sommer Diesel, que fue fabricada de manera artesanal en Alemania, con un aspecto similar al que tenían las Royal Enfield de la época de los 50, y un motor monocilíndrico de 462CC de marca Hatz.

Con un motor de 11CV de potencia a 3.500 rpm, tenía un par de 26 Nm a 2.000 rpm para 165 kg en seco. El único lado positivo es que gastaba una media de 2,5 litros, pudiendo rodar hasta 500 kilómetros sin necesidad de repostar.

Royal Enfield Taurus

La Royal Enfield Taurus podemos decir que ha sido la única moto con motor diesel que se ha comercializado en el mercado a gran escala. Llegó en el año 1993, compartiendo parte del ciclo con la Bullet, pero con un motor gasoil de cuatro tiempos y 325CC origen Lombardini, que estaba refrigerado por aire y tenía una escasa potencia de 6,5CV.

La moto fue un fracaso de ventas, ya que aunque únicamente consumía 1,4 litros cada 100 kilómetros, lo cierto es que vibraba mucho, era ruidosa y emitía una gran cantidad de humo. Aun así, consiguió mantenerse en el mercado hasta el año 2001.

En definitiva, las motos con motores diesel se pueden contar con los dedos de las manos y no es de extrañar, ya que si tenemos en cuenta los innumerables inconvenientes que presentan y sus elevados precios, la realidad es que serían motos muy poco atractivas para la mayoría.

Además, no hay que olvidar que el motor diesel está pasando por horas bajas dado su alto nivel de contaminación, y muchos expertos han asegurado que en los próximos años desaparecerá. Ante esta situación, es muy probable que no aparezcan nuevas motos diesel al mercado nunca más. Lo que sí podríamos llegar a ver son las motos híbridas, aunque de eso ya hablaremos más adelante en otro post.

Valora este artículo sobre Motos diesel

Añadir comentario

Haga clic aquí para enviar un comentario