¿Qué es una carretera convencional?

Carreteras convencionales

Antes de la llegada de las autovías y autopistas, únicamente existía lo que a día de hoy conocemos como carreteras convencionales, que aunque en la actualidad han quedado relegadas a un segundo plano a la hora de viajar o realizar trayectos largos por carretera, antiguamente eran la única opción disponible.

Aun así, todavía siguen utilizándose enormemente, especialmente por aquellos moteros a los que les gusta irse de ruta y descubrir nuevos rincones a través de la carretera, y también para evitar tener que pagar los clásicos peajes.

Qué son las carreteras convencionales

Una carretera convencional se caracteriza por ser una carretera que únicamente dispone de un sólo carril para cada sentido de la circulación, siendo esta su principal diferencia respecto a las autovías y autopistas.

Por lo general son vías que unen las cabeceras municipales entre sí, o que vienen desde una cabecera municipal, conectando con una carretera primaria.

Actualmente a este tipo de carreteras se les conoce como carreteras secundarias, ya que la mayoría de conductores prefieren utilizar las autovías o autopistas, que resultan más cómodas, seguras y además te permiten completar trayectos más largos, en menor tiempo.

Te interesa: Las cinco carreteras nacionales con más kilómetros de España.

Uno de los mayores problemas de este tipo de carreteras es que al disponer de un solo carril para cada dirección, realizar adelantamientos es mucho más peligroso, puesto que estás obligado a invadir el carril contrario, con el riesgo que ello implica.

Asimismo, el trazado también acostumbra a ser peor que el de las autopistas o autovías, mucho más irregular, con curvas mucho más pronunciadas, cambios de rasantes con escasa visibilidad, etc. Esto hace que tengas que estar mucho más atento y que aun así, no llegues a sentirte del todo seguro.

Otra característica a tener en cuenta es que por las vías convencionales está permitida la circulación de vehículos de todo tipo, siendo muy habitual la presencia de camiones, maquinaria agrícola, ciclistas, etc. Esto puede hacer que tu viaje sea mucho más lento, especialmente cuando te encuentras en tramos en los que es complicado adelantar.

Velocidad máxima en carreteras convencionales

Velocidad máxima en carreteras secundarias

El pasado 29 de enero de 2019 la Dirección General de Tráfico (DGT) modificó el límite de velocidad de las carreteras secundarias o convencionales, reduciéndolo de los 100 a los 90 km/h, con el objetivo de aumentar la seguridad y reducir el riesgo de accidentes, que en los últimos años había alcanzado máximos históricos.

Esta reducción del límite de velocidad fue aprobada previamente por el Consejo de Ministros y publicada en el BOE, cuyo fin es reducir la tasa de 39 fallecidos por accidentes de tráficos en vías secundarias por cada millón de habitantes.

Antiguamente por este tipo de carreteras se podía circular a un máximo de 90 y/o 100 km/h en el caso de los turismos y motocicletas, en función de si la carretera contaba con metro y medio de arcén practicable, o no.

Con esta nueva modificación a partir de ahora la velocidad máxima para turismos y motocicletas en carreteras convencionales es de 90 km/h. Este cambio del límite de velocidad se estima que va a afectar a alrededor de 10.000 km de vías.

Se modifica también la velocidad máxima para vehículos de transporte de viajeros y/o mercancías, más conocidos como vehículos pesados. Ahora este tipo de vehículos cuando circulen por vías convencionales, no podrán sobrepasar los 80 km/h, que es el límite fijado en la mayoría de países de la Unión Europea.

Excepto en el caso de los autobuses, que podrán circular a una velocidad máxima de 90 km/h, debido a la baja siniestralidad que presentan este tipo de vehículos.

Adelantamientos en carreteras convencionales

Adelantamientos en carreteras convencionales

En las vías convencionales la maniobra de adelantamiento se vuelve más arriesgada, debido a que obligatoriamente debes introducirte en el carril contrario, con todo el riesgo y la inseguridad que ello conlleva.

Por ello, para adelantar de forma segura, es fundamental que estés atento y que valores la distancia que necesitas para realizar el adelantamiento. Si tienes cualquier tipo de duda, espera a que se presenten unas mejores condiciones.

Y por supuesto, en caso de adelantamiento deberás señalizar la maniobra con el intermitente, mirar por el retrovisor detenidamente y asegurarte de que ningún otro vehículo ha iniciado la maniobra de adelantamiento. Asimismo, mientras adelantes trata de pasar en el carril el contrario el menor tiempo posible.

Te interesa: Conducir por la izquierda sin que cunda el pánico.

Importancia de las carreteras convencionales en España

Aunque es cierto que en los últimos años han quedado relegadas a un segundo plano y los conductores tratan de evitarlas por todos los medios, todavía continúan teniendo una gran importancia en nuestro país, básicamente porque son la única vía que permite entrar y salir a innumerables municipios de la geografía española, por los que no pasan autopistas ni autovías, y tampoco llega el tren.

Para hacernos una idea de la importancia que tienen este tipo de carreteras, hacemos uso de los datos del Ministerio de Fomento, que informa que de los 165,483 km de la red general de carreteras, 148.347 km son carreteras convencionales son convencionales.

Y todavía resultan más importantes para las comunidades rurales, ya que debido a la gran dispersión geográfica, en muchos casos es necesario recorrer grandes distancias entre dos poblaciones. Además, la baja densidad demográfica que presentan las comunidades rurales hace que sea habitual tener que compartir determinados servicios entre más de una población, como colegios, hospitales, entidades bancarias, etc.

Unas distancias que únicamente pueden recorrerse a través de las carreteras convencionales, ya sea mediante vehículos propios o en autobús. Esta es una de las principales razones por las que el buen mantenimiento de las vías convencionales es fundamental, ya que de lo contrario las poblaciones rurales más pequeñas y alejadas todavía estarían más aisladas.

En definitiva, aunque cada vez las transitamos menos, lo cierto es que las carreteras convencionales siguen desempeñando un papel protagonista en nuestro país. Cuando circules por ellas, ya lo sabes, no superes los 90 km/h y en caso de adelantamiento, aumenta las precauciones para evitar riesgos.

Valora este artículo sobre las Carreteras convencionales

Añadir comentario

Haga clic aquí para enviar un comentario