Madrid, contaminación y coherencia

Madrid-contaminación-y-coherencia.jpg

Madrid contaminación y coherencia

Todos los que formamos parte del mundo de las dos ruedas podemos respirar un poco más tranquilos. Por segunda vez en este año, la propuesta del Ayuntamiento de Madrid de incluir las motos dentro del protocolo de circulación por matrículas los días de alta contaminación, se ha quedado sólo en eso, en una propuesta.

En Febrero de este año, el equipo del anterior gobierno de la ciudad ya propuso incluir a las motos entre los vehículos afectados por el protocolo de circulación. ¿Y por qué no salió adelante la medida? La presión recibida por quienes defendían la propuesta, fruto de la falta de coherencia del estudio que habían presentado, hizo que decidieran por dar un paso hacia atrás.

Los cálculos los habían realizado con motos que tenían una antigüedad superior a los 7 años, las cuales no suponían ni el 2% de los desplazamientos en moto de Madrid. Pues pocos meses después de este episodio, en Octubre concretamente, se reincide en tirar por el mismo camino. Al conocer que de nuevo la noticia saltaba a los medios, en Pont Grup decidimos utilizar nuestra maquinaria de comunicación para ejercer como defensores del mundo de las dos ruedas ante una medida carente de justificación. En primer lugar, queremos dar las gracias a ANESDOR, a quienes les pedimos colaboración en esta batalla y no dudaron ni momento en ofrecernos su ayuda en forma de información.

Es posible que la decisión de incluir o no a las motos en el protocolo de circulación parezca algo de poca relevancia, pero esconde una repercusión mayor de lo que aparenta. Supone cambiar el concepto de moto que tiene cualquier ciudadano. ¿Por qué? Hasta ahora, a la pregunta de si contamina más un coche o una moto, la inmensa mayoría contestaba que un coche. Partiendo de esta premisa, realizamos una encuesta “flash” sobre clientes para corroborarla, y sólo un 7% opinaba que una moto era más contaminante que un coche. Incluir a las motos en el protocolo de circulación por matrículas supondría un cambio conceptual, ya que el mensaje que recibe el ciudadano es que, actualmente, una moto debe contaminar en niveles similares a lo que lo hace un coche, y por este motivo lo incluirán en dicho protocolo. Así de simple y completamente erróneo.

No hay duda que la contaminación es y será un problema muy serio, tanto porque va a marcar buena parte de nuestro nivel de vida futuro, como por las sanciones que se impondrán al incumplir los límites exigidos por la Unión Europea. Vamos a escuchar hablar mucho sobre propuestas para rebajar los niveles de contaminación, y lo que no podemos permitir es empezar mal desde la base. Pero lo más curioso de todo es, que la medida de incluir la moto dentro del protocolo de circulación los días de alta contaminación va en sentido completamente inverso a los informes del propio consistorio madrileño. Según los números que manejan, en Madrid las motocicletas suponen aproximadamente el 9% de los desplazamientos y emiten el 0.2% del dióxido de nitrógeno.

Los coches suponen el aproximadamente el 70% de los recorridos y emiten el 72% del dióxido de nitrógeno. ¿Cómo puede ser que ante estos datos se propongan castigar el uso de la moto? Y más sorprendente aún resulta la propuesta cuando leemos un informe que elaboran en 2010 en el que apuntan que sustituir un 9% del actual parque de coches por motos, supondría una reducción de un 7.3% de la emisiones de dióxido de nitrógeno y de un 4% de las emisiones totales de óxidos de nitrógeno. Además, la diferencia no está sólo en las emisiones, también está en la eficiencia que aporta a la circulación. Una moto reduce el tiempo de desplazamiento en un hasta en un 70% respecto a un coche, circulan ocupando tres veces menos espacio, y el índice de ocupación es muy alto. Y por último, apuntar un detalle más. Son muchos los conductores de moto que además tienen coche.

Por tanto, incluir a las motos dentro del protocolo de matrículas, sería motivo para que todos aquellos que tuvieran ambos vehículos, uno con matrícula par y otro con impar, se decantaran por uno u otro según el día. Por lo que en un buen número de casos, estaríamos quitando una moto de la circulación para introducir un coche y, por tanto, un vehículo que necesita tres veces más espacio, que va a empeorar la fluidez del tráfico, que va a provocar más aceleraciones y frenadas, y en definitiva, que va a generar más emisiones de gases.

Por todo esto, y para finalizar, decir que en Pont Grup celebramos que a día de hoy podamos decir que al final todo ha transcurrido por el camino correcto, y se han dejado a las motos en el lugar que merecen. Pero no nos relajamos, hay que darle una voz fuerte al mundo de las dos ruedas, y seguiremos trabajando para conseguirlo. Ignacio Antón Actuarioy Responsable de Pricing en Pont Grup Correduria de Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *