Dos multas y un radar

dos-multas-y-un-radar.jpg

dos multas y un radar

¿Aún no sabes si creerte que un radar puede amargarte el día por partida doble? Pues te podemos confirmar, sin ninguna duda, que así es.

La DGT lleva tiempo utilizando los cinemómetros fijos y su sistema de cámaras de vigilancia para comprobar qué vehículos tienen la ITV en regla, por lo que, si además de exceder la velocidad máxima para un tramo controlado, circulamos con la ITV caducada, puede que nos lleguen a casa dos regalos. El sistema es muy sencillo de explicar, pero complejo de gestionar. Lo llaman ITICI (Intercambio Telemático de la Inspección Técnica de Vehículos) y se encarga de cruzar las bases de datos de la DGT con las de la ITV con el fin de consultar si una determinada matrícula tiene o no la inspección superada.

Todo esto es bidireccional y a tiempo real. Es decir, puede consultar la DGT en las bases de la ITV y viceversa, y en cuanto un vehículo pasa la inspección, queda registrado en la base de datos. Así, una cámara va captando matrículas, las consulta en la base de datos, y si el vehículo consta como no inspeccionado, multa para casa. Esto es aún más doloroso cuando, como hemos dicho antes, fotografían nuestra moto en un radar de velocidad, y al consultar el sistema si hemos cumplido con nuestra cita con la ITV, resulta no ser así. Este cambio, como es de imaginar, no ha sido bien recibido por los conductores.

En primer lugar las multas se han disparado. Como publicábamos en un estudio que realizamos sobre el alto nivel de incumpliendo con la ITV, un 50% de los ciclomotores y motocicletas que circulan por nuestras vías, lo hacen con la ITV caducada, por lo que si colocamos una cámara a lanzar fotografías y comprobar si tiene la ITV pasada, tenemos un buen número de multas aseguradas. Pero el multado no sólo protesta por la sanción, sino también por las formas. Muchos no entienden por qué sólo a ellos. No todas las cámaras tienen este servicio activado, es más, sólo unas pocos, por lo que quedan vigilados únicamente algunos tramos de carretera. El que tenga que circular por esos tramos puede ser sancionado, pero el resto no. Esto que parece una pataleta con poco fundamento, si se piensa detenidamente, puede no ser así.

La ITV la debe tener pasada cualquier vehículo que no esté dado de baja en tráfico, circule o no. Si la DGT puede consultar matriculas en la base de datos de la ITV, ¿para qué hacerlo mediante cámaras?, multa a todos aquellos vehículos de su base de datos que no tenga la ITV pasada y problema solventado. Pero esta solución podría ser un verdadero caos, tanto por la aceptación que tendría como por temas administrativos. También se podría tomar la base de datos de vehículos de la DGT y multar de forma aleatoria a un cierto número de vehículos que no tengan la inspección realizada y superada. Lo que no entienden como correcto los multados, es que se castigue en su mayoría a conductores que tienen que tomar un determinado camino en su día a día. Otro problema que ha generado este sistema es el famoso fallo de las “denuncias improcedentes”. Han llegado denuncias a conductores con todos sus papeles en regla, y estos, como no es de extrañar, han quedado perplejos. Esta tasa de fallo, que la DGT cifró en los primeros meses en el 5.5%, supuestamente se ha situado alrededor del 1%, dato que no todo el mundo asume como cierto.

Pero el fallo anterior no vino solo. No mucha gente lo sabe, pero cuando nos cobran el servicio de la ITV, entre otras cosas, pagamos una tasa cercana a los cuatro euros que va destinada a cubrir el coste de la inscripción de nuestra inspección en la base de datos. Pues se ha verificado que había vehículos sin inscribir que habían superado la ITV, lo que los usuarios han interpretado como un cobro irregular por servicios no prestados, es decir, se cobra por la inscripción pero no se realiza. Pues tanto fallo llegó a crear hasta confrontaciones de carácter político, como la que se produjo entre la DGT y el Servei Català de Trànsit, en el que se echaron culpas mutuamente, uno diciendo que era inaceptable que se multara a conductores con la ITV pasada y los otros que no se les solicitaba las bases de datos actualizadas.

En resumen, aunque este nuevo sistema no ha tenido ni una salida gloriosa ni una gran aceptación por casi ninguna parte, es completamente cierto el rumor de que te pueden multar mediante cámaras, y sin imaginar que has sido sancionado, un día llega una carta a casa que no va a resultar nada grata. En Pont Grup somos fieles defensores de que es completamente imprescindible tener la moto revisada, ya que no hay cosa más importante que la seguridad de quienes van en ellas, pero puede que la solución más adecuada no sea la de multar de forma discriminada a las motos que circulen por ciertos tramos. Es posible que lo más oportuno sea escuchar las principales quejas de los usuarios de ITV, las cuales publicamos hace poco, y buscar medidas de concienciación y de mejoras en el servicio.

Por nuestra parte, seguimos buscando soluciones a los problemas que afectan al mundo de las dos ruedas, y la ITV es uno de ellos. Por ese motivo, incluimos en el Club Pont Grup una garantía con la que te llevamos la moto a pasar la ITV, y después, te la dejamos en casa. Así de fácil puedes asegurarte que no vas a pasar el mal trago de recibir en casa una multa de 200€, salvo que se equivoquen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *