Cómo conducir en moto en plena tormenta eléctrica sin ser un superhéroe

tormenta-electrica-moto
Una de las peores sensaciones para un conductor de moto, es salir a la carretera y encontrarse con que está lloviendo.

El pavimento mojado es uno de los peores peligros para la conducción, por ello es indispensable extremar la precaución durante la circulación, ya que de lo contrario las posibilidades de sufrir una caída se multiplican enormemente. Y aun extremando la precaución y llevando todo el cuidado posible, el riesgo de accidente es muy superior.

Desde Pont Grup hemos querido ir todavía un paso más allá, porque la lluvia aunque es peligrosa, es cierto que se puede soportar, especialmente cuando llevas muchos años montando en moto y obtienes experiencia. Por ello, hemos preparado un post en el que vamos a dar una serie de consejos muy a tener en cuenta, a la hora de conducir tu moto en plena tormenta eléctrica. Sí, has leído bien, en plena tormenta eléctrica, y lo mejor es que no necesitarás ser ningún superhéroe para ello.

Porque aunque suene a película de terror, lo cierto es que nos encontramos en una época de año en la que no sería ninguna sorpresa toparte con una tormenta eléctrica mientras circulas con tu moto. Así que coge papel, boli y toma nota; esto te interesa.

Antes de nada, ¿qué es una tormenta eléctrica y por qué es tan peligrosa?

tormenta-electrica

Si recurrimos a la Wikipedia: “Una tormenta eléctrica es un fenómeno meteorológico caracterizado por la presencia de rayos y sus efectos sonoros en la atmósfera terrestre, denominados truenos”.

Esta definición deja bastante claro qué es una tormenta eléctrica, y nos da una idea de por qué es fundamental aumentar la precaución, y es que los rayos son capaces de transportar corrientes de más de 30.000 amperios de intensidad y 800.000 vatios de tensión, generando unos 8.000 ºC. ¿Ahora lo entiendes, verdad? ¡Comenzamos con los consejos!

Mentalízate de que te vas a mojar

Si vas en moto y te pilla la tormenta, lo primero que debes hacer es asumir que te vas a mojar, y mucho. No cometas el error de intentar no hacerlo y acelerar para tratar de llegar lo antes posible, ya que va a ser más que imposible, aunque estés a pocos kilómetros de llegar a tu destino. Sabemos que es complicado, pero no te queda otra que asumirlo y cambiarte de ropa.

Lo que sí que puedes hacer, y al menos te ayudará a mojarte algo menos, es llevar en tu maleta o cajón un chubasquero. Párate en el arcén de manera segura y póntelo.

Velocidad lenta, aunque no demasiado

Con la lluvia el asfalto se vuelve mucho más resbaladizo e inestable, convirtiéndolo en una pista de patinaje y, aumentando la posibilidad de sufrir una caída.

Por ello es importante que sueltes el puño del acelerador y que reduzcas la velocidad, pero cuidado, no demasiado. Ir excesivamente lento podría aumentar las posibilidades de sufrir una caída, en vez de reducirlas, por ello lo mejor es encontrar el equilibrio perfecto y circular de manera responsable.

Párate si es necesario

Conducir-moto-lluviaSi por mucho cuidado que lleves la tormenta no cesa y no te sientes del todo seguro conduciendo, no dudes en pararte si es necesario. Mejor será mojarte en el arcén mientras esperas a que pase la tormenta, que sufrir una caída.

Eso sí, es importante que en caso de pararte, lo hagas en un lugar seguro y habilitado para ello, que se encuentre lo suficientemente alejado del tráfico y que tenga la suficiente visibilidad. Además, tendrás que conectar el doble intermitente.

Comprueba el estado de tus luces

En este tipo de tormentas la visibilidad se reduce enormemente, por ello es indispensable que compruebes que las luces de tu moto funcionan correctamente. En caso de que estén fundidas o que iluminen muy poco, nuestra recomendación es

Guarda la distancia de seguridad

distancia-seguridad-tormenta

Tanto al conducir una moto como un coche hay que mantener la distancia de seguridad respecto al resto de vehículos, pero en este caso más. Las posibilidades de sufrir un accidente se multiplican, por ello es importante que tomemos las precauciones necesarias para reducir lo máximo posible esa alta probabilidad de accidente.

Ten en cuenta que es mucho más probable que el vehículo que llevas delante frene bruscamente, y aquí la distancia de seguridad te permitirá aumentar el tiempo de reacción.

Cuidado con la frenada

Si eres un conductor que no acostumbra demasiado a frenar con el freno trasero, es importante que en situaciones así te vayas acostumbrando. Los expertos aseguran que lo mejor es frenar previamente con el trasero, para frenar un poco la moto, y después ya pisar el delantero para detenerla completamente. Si al contrario, frenas en seco directamente con el delantero, tendrás muchas posibilidades de irte al suelo.

También es importante que no frenes a mitad de una curva, sino que lo hagas antes de entrar. Nuestra recomendación que trates de anticiparte al giro y que vayas reduciendo poco a poco la velocidad, ya que de esta forma apenas tendrás que frenar ni modificar la dirección una vez estés dentro de la curva.

Atención a los charcos

Si ves un charco o una bolsa de agua en el asfalto, trata de evitarlo en la medida de lo posible, y no te dejes llevar por su tamaño. ¿Por qué? Pues porque en los charcos se produce aquaplanning, uno de los principales peligros para una moto, y además, aunque en un primer momento pueda parecer pequeño, es posible que después sea mucho más profundo de lo que parecía.

Eso sí, si no te ha quedado otra que pasar por encima del charco, no frenes nunca mientras estás sobre él, ya que en ese caso perderás el control de tu moto y acabarás en el suelo casi con toda probabilidad.

¿Qué te ha parecido este artículo sobre cómo conducir en moto en plena tormenta eléctrica sin ser un superhéroe?

(35 votos, 4,51 de 5)
Cargando…

1 Comentario

Haga clic aquí para enviar un comentario

  • Me ha parecido correcto pero incompleto, si nos atenemos al título. Un título más correcto, en mi opinión, sería “cómo conducir moto en medio de un aguacero”.
    No se da ninguna recomendación respecto al peligro que supone conducir cuando existe aparato eléctrico con posibilidad de que caigan rayos.
    Un saludo.