Conducir con chanclas, ¿me pueden multar?

Conducir con chanclas
¿Eres de esas personas que se han animado a conducir con chanclas este verano? ☀ Descubre aquí la multa por conducir con chanclas y sus riesgos ✅

Con la llegada del verano y del buen tiempo, son muchas las personas que se animan a conducir con chanclas, sin prestar atención a los riesgos que esta acción puede provocar, ni tampoco a las posibles sanciones que puede imponer la policía y/o la guardia civil.

Porque es cierto que cuando llega el calor, las chanclas se convierten en el calzado de referencia para la gran mayoría de españoles, ya que ofrecen una comodidad y un frescor extra que permite combatir las altas temperaturas. Sin embargo, también es cierto que las chanclas son peligrosas para la conducción de una motocicleta, de un coche o de cualquier otro vehículo, por ello, independientemente de que vayamos camino de la playa o de la piscina, es fundamental conducir con un calzado adecuado que evite poner en riesgo tanto nuestra seguridad, como la de nuestros acompañantes y la del resto de ciudadanos.

El principal problema está en que muchos conductores creen que el riesgo que implica conducir con chanclas no deja de ser un mito, por ello desde seguros de moto Pont Grup hemos querido hacer un post en el que vamos a repasar las infracciones, riesgos y peligros de la conducción en chanclas.

Multa por conducir con chanclas, infracción leve

Multas por conducir con chanclas

La conducción con chanclas es muy peligrosa, y el que diga lo contrario, es porque ha tenido la suerte de no experimentar ninguna situación desagradable a los mandos de un vehículo.

Aunque la legislación actual no prohíbe de manera específica la utilización de chanclas para conducir, eso no significa que no exista riesgo. Las chanclas pueden poner en riesgo la seguridad vial enormemente, ya que podrían llegar a interferir de manera negativa en el control del vehículo, especialmente cuando se trata de una moto.

Y aunque es cierto que las chanclas no están prohibidas para circular de manera específica, el conductor sí que podría ser sancionado, tal y como vemos en el artículo 18.1 del código de circulación, que establece que todo conductor de un vehículo tiene la obligación de garantizar la total libertad de movimientos durante la circulación. Esto enfada a los conductores que defienden la conducción con chanclas, quejándose de que no existe una norma clara al respecto que prohíba terminantemente esta práctica.

En cualquier caso, si un agente decidiese multar a un conductor con chanclas, la sanción sería considerada como infracción leve, y en ningún caso ascendería de los 100 euros, aunque por lo general esta acción suele sancionarse con multas de 80 euros.

Y aunque el artículo 18.1 del código de circulación es en el que más se fijan los agentes a la hora de decidir si multar a un conductor o no por el calzado utilizado, tal y como indica la Dirección General de Tráfico (DGT), existen otros artículos del Reglamento General de Circulación que podrían propiciar la sanción por conducir con chanclas.

  • Artículo 3.1:

Se debe conducir con la diligencia y la precaución necesaria para evitar cualquier daño, propio o ajeno, que pueda poner en peligro tanto al propio conductor, como al resto de ocupantes del vehículo, así como al resto de usuarios de la vía pública. Dicho esto, queda terminantemente prohibido conducir de manera negligente o temeraria.

  • Artículo 17.1:

Los conductores deberán estar en todo momento bajo unas condiciones que garanticen el control del vehículo que conducen.

Te interesa: Accidentes de moto más comunes, causas y lesiones

Tweets DGT y Guardia civil sobre conducir con chanclas

Riesgos de conducir con chanclas

El calzado utilizado al conducir es fundamental para garantizar una conducción segura, ya que de él dependerá que podamos maniobrar de la manera adecuada, el tiempo que tardamos en pisar el freno o el acelerador, la distancia que recorremos antes de chocar o sufrir una caída, etc. Y aquí las chanclas se muestran como uno de los peores calzados posibles para conducir.

El principal riesgo es que las chanclas no es un calzado que se ajuste al pie, lo que significa que podrían desprenderse en cualquier momento, o incluso quedarse enganchadas al realizar cualquier tipo de maniobra, aumentando la peligrosidad durante la conducción.

Asimismo, también hay que destacar que las chanclas, así como otros calzados como las sandalias, los zuecos o los zapatos de tacón, o incluso conducir descalzo, aumentarían las distracciones durante la conducción, pudiendo provocar situaciones de estrés y, en definitiva, una conducción más incómoda de lo recomendada.

Como ves, conducir con chanclas no solo es un riesgo, sino que además podría conllevar a una sanción económica por parte de las autoridades. Asegúrate siempre de conducir con un calzado adecuado y evita las chanclas.

Valora este artículo sobre conducir con chanclas

(19 votos, 5,00 de 5)
Cargando…

Añadir comentario

Haga clic aquí para enviar un comentario