¿Cómo cuidar las ruedas del coche?

ruedas coche

Los neumáticos son sin duda el elemento más importante de cara a la conducción de nuestro vehículo, ya que son los encargados de establecer la conexión entre el coche y la carretera, por ello es fundamental que sean de calidad y que se encuentren en perfecto estado. Nos aportarán comodidad y sobre todo seguridad, por ello es vital cuidarlos correctamente y cambiarlos cuando sea necesario.

El problema es que mucha gente no es consciente del importante papel que desempeñan, lo que hace que no le presten la importancia que se merecen, lo que hace que aumente enormemente el riesgo durante la conducción. Por ello desde Pont Grup queremos preparar un post en el que te contemos los principales aspectos que debes tener en cuenta para cuidar las ruedas de tu coche y mantenerlas siempre en perfecto estado. Y recuerda, cámbialas cuando sea necesario.

Comprueba la presión de los neumáticos

Lo primero a lo que tienes que prestar atención es a la presión de los neumáticos, comprobando que sea siempre la adecuada. Para ello presta atención a las recomendaciones de tu fabricante y asegúrate de que cumplas con ellas, ya que de esta forma disfrutarás de una mayor seguridad y comodidad, aumentando además la vida útil de los neumáticos.

Ten en cuenta que las ruedas no deben estar ni demasiado hinchadas, ya que aumentarán enormemente su resistencia con la carretera, ni demasiado blandas, y es que unas ruedas con una presión inferior a la debida tienen más posibilidades de sobrecalentarse y gastarse antes de lo habitual.

Fíjate en el dibujo de tus ruedas

Debes prestar una especial atención al dibujo de las ruedas, ya que será el principal indicador del estado de los neumáticos. Conforme este dibujo se va desgastando y va desapareciendo, es señal indicativa de que ya comienzan a estar en mal estado y merece la pena cambiarlos. Recuerda que los neumáticos deben tener como mínimo 1,6 mm de profundidad.

Conduce de manera suave y sin fuertes frenazos

El estilo de conducción es clave para el estado de tus neumáticos, y es que una rueda puede aguantar mucho más tiempo si se conduce de manera suave y sin frenazos, que si se conduce al contrario. Una conducción eficiente es tu mejor aliado para ahorrar y mantener tus neumáticos en perfecto estado, además de que te permitirá contribuir

Corrosión 

Presta atención a si se ha producido corrosión en las llantas o los tambores, ya que es especialmente cuando se conduce por arena, tierra o barro y no se limpian correctamente, es habitual que se forme corrosión, que puede acabar dañando a los neumáticos y deteriorándolos.

Equilibrado 

Realizar un equilibrado de los neumáticos es fundamental para su buen estado, ya que una rueda bien equilibrada significa que se encontrará en perfecto estado y que no sufrirá vibraciones,  al circular y por tanto, no sufrirá daños ni un desgaste más prematuro de lo habitual.

Fabricación del neumático 

Es posible que no conduzcas con demasiada frecuencia y que tus neumáticos no se hayan desgastado en absoluto, pero aun así, te recomendamos que prestes atención al código en el que aparece la fecha de fabricación del neumático.

Ten en cuenta que un neumático se recomienda cambiarlo cada cinco años como máximo, de modo que si llevas tus ruedas más de este tiempo cámbialas aunque todavía no hayan llegado al mínimo. Recuerda que tu seguridad es lo primero.