¿Cómo cambiar el filtro del polen del coche?

filtro-polen.jpg

Con la llegada del buen tiempo, los filtros de polen de los coches comienzan a cumplir con sus funciones y empiezan a ser altamente exigidos, por lo que si no lo tienes en perfecto estado y no es capaz de funcionar como debería, podrías tener serios problemas, especialmente si sufres de alergias. De hecho, es uno de los principales puntos que se debería revisar si vas a hacer un viaje por carretera con tu vehículo.

Además este tipo de filtros además de contribuir con aquellas personas alérgicas, también combatirán la humedad que se forma en los cristales de tu vehículo, algo especialmente molesto mientras estás al volante. 

Y aunque si tienes un seguro de coche a todo riesgo podrás llevar tu vehículo al taller para que lo revisen y lo cambien por ti en caso de que fuera necesario, desde Pont Grup hemos querido preparar un post en el que te demos una serie de consejos para cambiar el filtro del polen del coche tú mismo. Te recomendamos que prestes atención y tomes nota porque esto te interesa. 

Pasos para cambiar tú mismo el filtro de polen de tu vehículo

A continuación te vamos a dar los pasos que debes seguir para cambiar tú mismo el filtro de polen de tu vehículo, algo que tal y como recomiendan los expertos, se debe realizar al menos una vez cada dos años. Este filtro será el encargado de limitar la entrada de polen además de ácaros y otras partículas que puedan contaminantes y molestas durante la conducción, y que además pueden provocar la formación de vaho en el interior del coche. 

Los filtros son capaces de impedir aquellas partículas de hasta un micrón de tamaño, lo que engloba al polen de todo tipo, pero también a otras sustancias o bacterias. Cuando el filtro no se encuentra en buen estado, se reduce enormemente su capacidad, lo que hace que entre mucho más polvo en el interior y aumenten los niveles de humedad.  

Busca el filtro de polen

Lo primero de todo es saber dónde está situado el filtro de polen en tu vehículo. Normalmente en la mayoría de modelos suele estar presente en la parte inferior de la guantera, pero para asegurarte te recomendamos que eches un vistazo al manual de instrucciones de tu coche, ya que ahí te lo indicarán de manera clara. 

Quita todas las piezas

Una vez sepas donde se encuentra el filtro, tendrás que retirar todas las piezas que obstruyan y que compliquen el acceso hasta él. Para ello necesitarás un destornillador que te permita retirar toda la tornillería, piezas y elementos de ventilación que te encuentres a su paso. Después de haber quitado todos estos elementos, podrás acceder al filtro de polen con una mayor comodidad. 

Quita el filtro

Una vez puedas acceder sin problema tendrás que retirar el filtro de polen, y para ello simplemente tendrás que tirar hacia fuera y saldrá sin problema. Cuando lo hayas quitado, no lo tires a la basura convencional, sino que debes tirarlo a un contenedor específico que te permita reciclarlo de manera responsable. 

Instala el nuevo

Por último, simplemente tendrás que instalar el nuevo filtro, que no supondrá ninguna complicación para ti. Eso sí, debes asegurarte de hacerte con un filtro que sea apto para tu vehículo y antes de montarlo, te recomendamos que enciendas el aire acondicionado de tu coche durante unos minutos para que se limpie todo el circuito y se acabe con toda la suciedad que haya en el interior. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top