7 razones por las que el volante de tu vehículo vibra

Razones por las que el volante de tu vehiculo vibra
Si el volante de tu vehículo vibra en exceso, te resultará incómodo y no te permitirá disfrutar de una cómoda conducción.

Hay que tener en cuenta que el volante se muestra como el nexo de unión entre nosotros y el vehículo, siendo el elemento más importante a la hora de disfrutar de una buena conducción. La vibración puede provocarnos incomodidad y aumentar nuestra inseguridad.

Es el encargado de dirigir el coche y por ello debe estar en perfecto estado sino queremos sufrir ningún tipo de problema. Si tu volante vibra, toma nota porque te vamos a contar el por qué y cómo puedes solucionarlo.

¿Vibración en movimiento o también en parado?

Lo primero que hay que identificar es si el volante vibra únicamente en movimiento o también cuando está parado, eso sí, con el motor en marcha. Normalmente las vibraciones aparecen cuando el coche está en movimiento, por lo que si tú también las sufres en parado te recomendamos que te pongas en contacto con tu seguro de coche y lleves el vehículo a tu taller más cercano, ya que conducir en ese estado puede ser peligroso.

Estado de los neumáticos

Una de las principales razones por las que el volante vibra durante la conducción, es por un desgaste excesivo de los neumáticos. De hecho, podríamos decir que es la razón más habitual.

Cuando conducimos con neumáticos diferentes entre sí, que han pasado largos periodos sin utilizarse, se han almacenado en un lugar que no reunía las condiciones necesarias o sufren algún problema de fábrica, es habitual que el volante vibre. Lo bueno aquí es que la solución no es complicada, ya que valdría simplemente con cambiar los neumáticos.

Neumáticos desequilibrados

Pero el desgaste no es lo único que afecta a los neumáticos, ya que un mal desequilibrio podría provocar síntomas muy similares. Si por ejemplo notas que tu volante comienza a vibrar a partir de una velocidad determinada, 70 km/h por ejemplo, casi con total seguridad se deberá a un mal equilibrio de los neumáticos.

Esto es habitual al cambiar los neumáticos o incluso al comprar un coche nuevo, ya que es posible que en el taller o concesionario no hayan equilibrado correctamente los neumáticos y lo suframos en vibraciones en nuestro volante.

Lo bueno es que la alineación de los neumáticos es una tarea que económicamente no te supondrá ningún gasto excesivo.

Dirección desalineada

Si la dirección está desalineada, casi con total seguridad sufrirás las vibraciones en tu volante. Cada vehículo debe cumplir con una serie de requisitos para conseguir que el neumático esté en contacto con el suelo, por lo que de no cumplir con estos requisitos, es probable que los neumáticos se gasten en exceso y que por tanto, aparezcan las vibraciones en el volante.

Si esto ocurre, la única solución está en pasar por el taller y, el precio de un reajuste de la dirección oscilará entre los 50 y los 100 euros aproximadamente, aunque esto dependerá del tipo de vehículo así como del propio taller.

Mal estado de los discos de freno

Los discos de freno aunque pasan desapercibidos, cumplen un papel indispensable en el funcionamiento de un coche. Son los encargados de que tu coche frene correctamente y, en el caso de que al frenar notes que tu vehículo ya no lo hace de manera tan efectiva y/o que el volante vibra al pisar el pedal, casi con total seguridad tendrás que cambiar los discos ya que estarán excesivamente desgastados. El precio del cambio de los discos variará según el modelo de cada modelo.

Silentblocks

Los silentblocks son unos elementos metálicos que tienen la función de evitar las molestias en la conducción, como posibles ruidos, fallos en la amortiguación, etc. En el momento en el que los silentblocks fallan, es posible que surjan vibraciones en el volante, incidiendo directamente en la seguridad y en el confort. Un consejo es cambiarlos cuanto antes, ya que cuanto más los mantengas en mal estado, más rápido se desgastarán tus neumáticos y por tanto, más elevado será el coste de la reparación.

Amortiguadores

Y en último lugar aunque no por ello menos importantes, aparecen los amortiguadores. Son los elementos que más inciden en la conducción, aportando comodidad a la conducción pero, también una gran incomodidad si se encuentran en mal estado.

Si están deteriorados, el volante vibrará, además de que aparecerán otros muchos síntomas que pondrán en riesgo la conducción de tu vehículo.

Ahora que ya sabes porque vibra tu volante, te recomendamos que tomes las precauciones necesarias y que disfrutes de la comodidad que necesitas para una buena conducción sin ningún tipo de riesgo.

¿Qué te ha parecido este artículo sobre las 7 razones por las que el volante de tu vehículo vibra?

(3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…